Inicio / Personajes ilustres / Benito Pérez Galdós

Benito Pérez Galdós

Benito Pérez Galdós

  • Benito María de los Dolores Pérez Galdós nacio en Las Palmas de Gran Canaria el 10 de mayo de 1843 y fallecio en Madrid el 4 de enero de 1920, conocido como Benito Pérez Galdós, fue un novelista, dramaturgo, cronista y político español.
  • Se le considera uno de los mejores representantes de la novela realista del siglo XIX en España y un narrador capital en la historia de la literatura en lengua española, hasta el punto de ser reconocido por muchos como el mayor novelista español después de Cervantes.
  • Galdós transformó el panorama novelesco español de la época, apartándose de la corriente romanticista en pos del realismo y aportando a la narrativa una gran expresividad.2 En palabras de Max Aub, Galdós, como Lope de Vega, asumió el espectáculo del pueblo llano y con “su intuición serena, profunda y total de la realidad”, se lo devolvió, como Cervantes, rehecho, “artísticamente transformado”. De ahí que “desde Lope ningún escritor fue tan popular, ninguno tan universal desde Cervantes”.
  • Pérez Galdós fue desde 1897 académico de la Real Academia Española y llegó a estar nominado al Premio Nobel en 1912. Mostró también afición a la política e incluso fue elegido diputado en varias ocasiones por distintas circunscripciones.
  • En la universidad conoció al fundador de la Institución Libre de Enseñanza, Francisco Giner de los Ríos, que le alentó a escribir y le hizo sentir curiosidad por el krausismo, filosofía que se deja sentir en sus primeras obras. Frecuentó los teatros y con otros escritores paisanos suyos como Nicolás Estévanez, José Plácido Sansón, etc.
  • Asiduo de los teatros, le impresionó en especial la obra Venganza catalana, de Antonio García Gutiérrez. Los cronistas y biógrafos recogen que ese mismo año empezó a escribir como redactor meritorio en los periódicos La Nación y El Debate, así como en la Revista del Movimiento Intelectual de Europa. Al año siguiente y en calidad de periodista, asistió al pronunciamiento de los sargentos del Cuartel de San Gil.
  • De su muy amplia producción literaria podemos citar las siguientes obras:
  • En Doña Perfecta se hace el estudio de una ciudad imaginaria, Orbajosa, anclada en la tradición inmovilista. Al llegar el ingenuo ingeniero progresista Pepe Rey para casarse con la hija de la mujer que da título al libro, se desatan una serie de intrigas orientadas a desacreditar al ingeniero por parte del sector reaccionario y el clero de la ciudad, y que llevarán a un final trágico.
  • En Marianela, ambientada en un pueblo minero, Galdós maneja con maestría una trama de “culebrón”: Marianela, huérfana, deforme y enamorada de Pablo, joven burgués ciego al que sirve de lazarillo y al que la ciencia le hace recobrar la vista.
  • Fortunata y Jacinta, novela realista cuyo eje argumental es el enamoramiento de dos mujeres de diferentes clases sociales de un mismo hombre: Juan Santa Cruz, prototipo del hijo de familia acomodada. Jacinta, mujer de alta condición social, estéril, acaba casándose con Santa Cruz y adoptando al hijo que su marido ha tenido con Fortunata, de baja condición. Uno de los personajes secundarios de esta novela, el usurero Torquemada, es protagonista, como ocurre con algunos personajes de Galdós, en otras cuatro novelas (Torquemada en la hoguera, Torquemada en la cruz, Torquemada en el purgatorio, Torquemada y San Pedro).
  • Cabría agrupar varias novelas unidas por la problemática religiosa. Si en Doña Perfecta Galdós se muestra anticlerical al modo de entonces y refleja un impactante panorama de la hostilidad provinciana conservadora a un recién venido de ideas modernas, en cambio, en Ángel Guerra y, sobre todo, en Nazarín, se advierte que no hay en él irreligiosidad, sino al contrario, un profundo sentir cristiano, frente a los dogmas de la Iglesia Católica.
  • También hay que destacar Miau, que narra la pequeña epopeya del cesante, el funcionario de Hacienda que, dejado en la calle por un cambio ministerial, se alimenta de la esperanza, mientras detrás de él su inconsciente familia trata de mantener las apariencias de la «gente bien».
  • Misericordia se desarrolla en los estratos más bajos del Madrid del siglo XIX, en contraste con la gente acomodada pero venida a menos, donde destacan personajes como el moro ciego “Almudena” y la criada Benina.
  • Otras novelas interesantes son Tormento y La desheredada, dos magistrales estudios de la mujer (el universo femenino).
  • Galdós ensayó también el teatro, insistiendo a veces en temas ya tocados en sus novelas, como El abuelo. Algunas de sus composiciones teatrales fueron muy populares.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *