Noticias

Inicio » - España » M�s j�venes sin pasar por el quir�fano

Around the World

M�s j�venes sin pasar por el quir�fano

Gran Canaria Virtual 4 13 de nov.
Retrato de una joven realizado por Tiziano en 1515

El miedo al bistur� frena a muchos de los que se plantean los retoques est�ticos. No querer pasar por el quir�fano pesa m�s que el deseo de una nueva apariencia, que la posibilidad de dar marcha atr�s al reloj biol�gico. Sin embargo, cada vez hay m�s alternativas a la mesa de operaciones.

"Se puede rejuvenecer sin recurrir a la cirug�a", afirma Jos� Luis Mart�nez-Amo, miembro del Grupo Espa�ol de Dermatolog�a Est�tica y Terap�utica de la Academia Espa�ola de Dermatolog�a y Venereolog�a (AEDV). En el encuentro que el grupo acaba de celebrar en Las Palmas de Gran Canaria, el abordaje de las t�cnicas no quir�rgicas contra el envejecimiento ha sido uno de los temas estrella, precisamente por el creciente inter�s que despiertan.

Lo ideal, advierte el especialista, es actuar de forma temprana -incluso en la veintena-, antes de que los signos de la edad sean muy patentes porque, "al igual que pasa con un coche, el mantenimiento suele ser mejor que una reparaci�n". Afortunadamente, contin�a, son muchas las estrategias que est�n disponibles para, en la medida de lo posible, intentar luchar contra el tiempo.

En su opini�n, una localizaci�n fundamental a tratar es la que rodea a los ojos ya que "est� demostrado que cuando miramos a alguien, el 80% de la visi�n se concentra fundamentalmente en la zona periocular y la boca". As�, para combatir las bolsas o las ojeras se puede recurrir, entre otras alternativas, a rellenos de �cido hialur�nico que pueden complementarse con l�ser o peelings si es necesario, asegura. "Cuando la t�cnica se utiliza adecuadamente, los resultados son incre�bles. Desaparecen los signos de cansancio", se�ala Mart�nez-Amo.

Al contrario que la cirug�a, esta t�cnica no es definitiva, sino que necesita retoques peri�dicos cuando la sustancia infiltrada se reabsorbe por la piel (generalmente entre uno y dos a�os despu�s de su aplicaci�n). "Pero esto debe verse como una ventaja, ya que nos permite adaptarnos a la evoluci�n del paciente y a c�mo van envejeciendo otras zonas faciales. Los cambios permanentes a veces son problem�ticos", explica el dermat�logo.

Por otro lado, tambi�n es fundamental hacer en un primer momento un "an�lisis crom�tico de la piel" y tratar mediante t�cnicas como la luz intensa pulsada cualquier mancha o alteraci�n pigmentaria presente en la cara, ya que estos son unos de los rasgos que en mayor medida contribuyen a dar un aspecto envejecido, a�ade.

Para peque�as arrugas, una opci�n muy �til, se�ala el dermat�logo, es el l�ser de CO2 fraccionado. Tambi�n la toxina botul�nica -el conocido b�tox- "es una alternativa muy interesante para las arrugas de expresi�n", a�ade el dermat�logo Antonio Campo, que tambi�n ha abordado las distintas t�cnicas anti-envejecimiento en el encuentro de Las Palmas. "Utilizada adecuadamente, esta t�cnica es maravillosa. El problema es cuando se aplica en exceso o se usa en zonas que no corresponde", subraya.

En el tratamiento de la flacidez asociada a la edad y que se aprecia, por ejemplo, en la zona de la mand�bula, tambi�n da muy buenos resultados la utilizaci�n de ultrasonidos focalizados, a�ade Campo.

Eso s�, para que esta estrategia sea efectiva, "debe iniciarse cuando la flacidez est� empezando a manifestarse, cuando el paciente comienza a notar el descolgamiento". Adem�s, es necesario repetir peri�dicamente estas sesiones para notar buenos resultados a medio plazo y no recurrir a un lifting.

La clave del �xito de estos tratamientos, coinciden en se�alar ambos dermat�logos, es "realizar un diagn�stico individualizado porque cada paciente presenta un envejecimiento diferente".

De hecho, ni Mart�nez-Amo ni Campo consideran que las t�cnicas citadas sean siempre m�s ventajosas que la intervenci�n quir�rgica. "Hay que valorar. Algunas cosas, como la laxitud del p�rpado superior, se pueden mejorar muy poco sin pasar por el quir�fano", se�ala Mart�nez-Amo. "A partir de cierta edad, a veces la �nica opci�n que va a dar resultados notables es la cirug�a", a�ade Campo.

Sea cual sea el camino elegido, remarca Mart�nez-Amo, el objetivo final siempre debe ser que la persona "se vea mejor, pero siga siendo ella misma y su aspecto sea de absoluta normalidad".

"Muchas veces, en la consulta te encuentras con que te piden unos labios como los de una determinada actriz. Pero ah�, el especialista, debe ver el conjunto de la unidad facial y decir no si el resultado no va a ser bueno", concluye. "El m�dico es quien debe decir al paciente hasta d�nde hay que tratar y cu�ndo hay que parar".